Lo que cuesta a un músico preparar un concierto

Este artículo va dirigido a ti, estimado músico que me lees, pero sobretodo va dirigido a ellos, a los que todavía no valoran nuestro trabajo, no saben el esfuerzo que requiere preparar un concierto y los sacrificios que hacemos en nuestro día a día.

Un concierto es el resultado del esfuerzo de un gran número de personas, desde el equipo de marketing hasta los músicos, pasando por personal técnico, acomodadores, administrativos…

El público no tiene que saber absolutamente todo lo que hay detrás de un concierto o de un espectáculo cualquiera, pero tenemos que conseguir que empiecen a entender el esfuerzo que conlleva subir a un escenario.

Preparando un concierto

Lo que cuesta musico orquesta preparar concierto

Una orquesta sinfónica profesional prepara, habitualmente, un concierto diferente cada semana y se suele repetir dos o tres veces.

Pero, ¿cuánto cuesta a un músico preparar un concierto?

Estudio personal

Todo empieza en el estudio individual de cada uno de los músicos. Según la teoría deMalcolm Gladwell, expuesta en su libro Outliers, son necesarias 10.000 horas de práctica para llegar a ser un experto en una actividad. En el caso de los músicos, 10.000 horas de estudio para dominar la técnica del instrumento, aunque está claro que cada uno tiene un ritmo de aprendizaje diferente y no todo el mundo necesita el mismo tiempo, como orientación no está nada mal.

Quizá te preguntes, ¿para dar un concierto son necesarias las 10.000 horas de estudio?

Para llegar a dominar un instrumento musical hay que dedicarle muchas horas de práctica. No sé si serán necesarias 10.000 o bastará con 8.723, pero desde luego los músicos dedicamos gran parte de nuestra vida al estudio de nuestro instrumento con el fin de expresar y comunicar aquello que los compositores escriben.

Una vez aclarado que un músico necesita mucho tiempo para dominar un solo instrumento, llega la hora de estudiarse la partitura para el concierto en cuestión.

Dependiendo de la dificultad de las piezas, de la rapidez del músico en el aprendizaje de la música, de la experiencia profesional o del interés de cada uno, la cantidad de tiempo necesario para la preparación de un concierto varía considerablemente, así que no estableceremos ninguna medida concreta.

Ensayos de orquesta

Un concierto sinfónico es una actividad que llevan a cabo muchos músicos a la vez y, por tanto, es necesario que se realicen ensayos juntos. El director de orquesta es el responsable de coordinar a todos los músicos y de crear una interpretación conjunta entre todos.

Las orquestas profesionales españolas dedican aproximadamente entre 12 y 15 horas a los ensayos de orquesta para preparar un concierto.

Durante este tiempo se unifican criterios interpretativos, se da forma a las piezas musicales, se trabaja la expresividad y musicalidad de los diferentes pasajes, se crean ambientes sonoros…

Ensayo general

Ya está casi todo preparado. Ya se ha trabajado todo lo necesario para que el concierto sea un éxito, pero antes de exponernos al público hacemos el ensayo general. Se trata de unúltimo ensayo en el que se interpreta todo el repertorio sin parar, salvo que el director encuentre algún detalle que todavía se puede mejorar.

Su duración es poco mayor a la del concierto y en ocasiones hay público invitado para conseguir el extra de motivación que aporta dicho público en los conciertos.

Concierto

Llega el momento de disfrutar con la música y de hacer disfrutar a los espectadores. La concentración es máxima a lo largo del concierto para que todo salga como se ha preparado.


Es mucho el trabajo necesario para ofrecer un buen concierto, aunque el público muchas veces no lo percibe. Y hoy solamente te he hablado de lo que hacen los músicos, pero hay mucho más…

Es nuestro deber como músicos valorar nuestro trabajo y hacer que los espectadores también lo valoren. Sin ellos no existiríamos, y posiblemente ellos sin la música tampoco.

Si quieres que tu trabajo se valore y te ha gustado el artículo, compártelo.

La importancia de estudiar a un tempo lento

LA IMPORTANCIA DE ESTUDIAR A UN TEMPO LENTO Y FRACCIONAR LA OBRA O ESTUDIO.

18 Noviembre 2014. Publicado en ttp://www.musicaeduca.es/

Escrito por Mark Contreras

¿Por qué no me suena? ¿Por qué no lo puedo tocar? Uff, esto es muy difícil para mí… Estas y otras son las frases que solemos escuchar  a los alumnos cuando están en una etapa media de su formación musical. Es verdad que no existe una varita mágica que nos toque y de repente… pluff, podamos tocar absolutamente todo; no se llega a una buena ejecución por otro medio que por el del estudio y la disciplina, es por ello que debemos canalizar y aprovechar las ganas que tenemos al abordar una nueva obra o estudio.

Alberto-2

Aquella varita mágica a la que aludíamos, no es otra que estudiar bien (lo que no siempre es estudiar mucho tiempo), una de las claves para ese buen estudio es abandonar la idea de tocar las obras “arriba abajo”, tocarlas rápido o tocarlas muchas veces;  con ello simplemente estamos perdiendo el tiempo, nos cansamos y peor aún, estamos creando vicios en la ejecución por no prestarle la debida atención a lo que tocamos, acostumbrado el oído a notas desafinadas o que incluso no existen.

Entonces, si no debemos estudiar la obra completa de principio a fin ni mucho menos tocarla rápido (al menos cuando la estamos conociendo), ¿qué debemos hacer? ¡Totalmente lo contrario! vamos a seccionar la obra en pequeños fragmentos, para ello, podemos acogernos a diferentes criterios, puede ser desde el más simple como seleccionar cada cierto número de pentagramas, por ejemplo cada tres; otro criterio puede ser el de seleccionar  partes musicalmente hablando (exposición del tema, desarrollo, coda, frases, etc.); en el caso de ser conciertos o piezas acompañadas, las secciones pueden ser los tuttis y los solos (que a su vez y de acuerdo a la dificultad, seccionaremos).

Ya hemos subdividido nuestra obra o estudio ¿ahora que hacemos con el Tempo? Acompañados por un metrónomo (al principio será difícil acostumbrarnos a él, pero luego se convertirá en nuestra mejor compañía en los momentos de estudio) seleccionaremos el tempo que nos haya aconsejado nuestro profesor y empezaremos a tocar siguiendo estrictamente al metrónomo. Cuando el tempo ya no sea un problema, pasaremos a trabajar otros aspectos musicales, pero no pasaremos a un nuevo fragmento musical sin asegurarnos que el anterior está correctamente ejecutado.

¡Pues he aquí la varita mágica! Con estos consejos y en continuo trabajo con tu profesor,  alcanzarás metas que ni tú te habías imaginado.

¡Ánimo!
Mark Contreras Gómez
Profesor de violín en Musicaeduca Juventudes Musicales

12 Beneficios de estudiar Música

estudiar-musica

1.En los primeros años de vida destaca su aportación en el desarrollo de la psicomotricidad.

2.En edades tempranas, coincidiendo con la formación de algunas regiones cerebrales, aporta una mejora en el aprendizaje de las matemáticas, la lectura, la lengua (propia y de otras)…

3.Mejora el rendimiento académico en general.

4.La educación musical y el aprendizaje de un instrumento mejoran el desarrollo de la inteligencia espacial, del sentido del ritmo y de la medida, cuestiones fundamentales para la formación de otras áreas de importancia superior.

5.Los procesos mentales asociados al aprendizaje musical posterior a los primeros años servirán para estimular distintas habilidades cognitivas útiles en áreas no musicales.

6.Sirve además para desarrollar capacidades como el recuerdo, la comprensión, el análisis o la síntesis entre otras.

Rendimiento aumenta

7.La expresión de sentimientos proyectados durante la interpretación suponen un importante progreso en el aspecto emocional.

8.La capacidad de atender y la de aprender se ven acentuadas con el aprendizaje musical.

9.Reconocer, valorar y emocionarse ante bellas composiciones u otro tipo de obras de arte añaden un importante valor cultural y personal a los estudiantes de música.

10.La capacidad de ejercitar y desarrollar el oído tienen repercusiones en campos musicales y extramusicales como pueden ser la atención, la concentración y la memoria, además de ser positivo para el aprendizaje de otros idiomas.

11.La autoestima del niño a través de los logros obtenidos con su propio esfuerzo, los aplausos, las ovaciones tras una interpretación se ve reforzada y ayuda a aumentar su autoconfianza.

12.Tocar en público, con todo lo que conlleva (ser el centro de atención, sentirse “admirado”, mostrarse para ser evaluado, para ser elogiado y criticado, hacerle frente a la tensión y presión del momento, así como reponerse de los posibles errores cometidos) en edades tempranas son experiencias que pueden ayudar de forma positiva a la formación de la persona.

 

Fuente: «Cómo ser feliz si eres músico o tienes uno cerca»,   y

http://centerofrock.com/beneficios-de-estudiar-musica